Erradicar el hambre en el transcurso de nuestra vida es posible si nuestro gobierno hace su parte. Los comedores en las iglesias, las despensas comunitarias y los viajes  misioneros son importantes aunque no son suficiente. Un fuerte liderazgo del gobierno proporcionaría un marco en que las comunidades, empresas y personas que viven en la pobreza puedan trabajar conjuntamente para acabar con el hambre.

Podemos erradicar el hambre para el año 2030. Para lograr esta meta, la pobreza y el hambre deben convertirse en una prioridad nacional en el 2017 con la entrada de la nueva administración.

Requiere voluntad política

Ya lo hemos visto antes. Países que centran sus esfuerzos en proporcionar ayuda y oportunidades a personas que batallan para cubrir sus necesidades básicas, han logrado reducir el hambre. Estados Unidos redujo la tasa de pobreza a la mitad en los años sesenta y setenta. En esa época, el Presidente y el Congreso hicieron del hambre y la pobreza una prioridad nacional. Al entrar en el siglo 21, países alrededor del mundo impulsaron conjuntamente los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Ahora, el porcentaje de personas que viven en pobreza extrema es menos de la mitad de lo que era en 1990. Esto es claramente Dios moviéndose en nuestro tiempo. 

Nuestro llamado es la virtual eliminación de la pobreza y el hambre

No sólo estamos trabajando para combatir el hambre y la pobreza. Dios nos promete un día en que ningún niño vaya a dormir con el estómago vacío y ningún padre sacrifique una comida para que sus hijos puedan comer. Estamos llamados a construir el reino de Dios aquí en la tierra como es en el cielo. Y cuando oramos Danos hoy nuestro pan de cada día, también estamos orando por la erradicación del hambre.

Iglesias no pueden erradicar el hambre por sí solas

Si tomáramos toda la asistencia alimentaria proporcionada por cada iglesia y cada donación de obras de caridad en Estados Unidos, representaría sólo el cinco por ciento de lo que el gobierno federal provee en asistencia alimentaria a través de sus programas. Para nosotros, el gobierno Estadounidense ya está ayudando a millones de personas que viven en la pobreza y el hambre aquí y en todo el mundo. Pero podemos hacer mucho más y mejor.

Erradicar el hambre requiere un enfoque integral — que elimine la raíz de las causas, particularmente la pobreza.

El enfoque de Pan es propiciar la voluntad política para erradicar el hambre. Usted  puede ser parte de este movimiento. Exhorte a sus funcionarios federales a llevar a cabo reformas eficaces en políticas y programas federales. Todos podemos jugar un papel decisivo en la lucha contra el hambre si trabajamos juntos. 

 

 

"Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas"

Isaias 61

School Girls - UN Photo/Albert Gonzales Farran

Fe en Acción

Como seguidores de Cristo, expresamos y reflejamos el amor reconciliador de Dios en todo tiempo y lugar. A través de las escrituras, Dios habla acerca de nuestro propósito de reconstruir, restaurar y renovar todo lo que está en ruinas (Isaías 61). Trabajamos para erradicar la ruina del hambre y la pobreza en nuestras comunidades, país y alrededor del mundo. Trabajamos junto a Dios para remover las barreras que impiden la prosperidad que Dios desea para todo el mundo.

The research conducted at Bread is having a real impact and long-lasting effect. Photo: Joe Molieri / Bread for the World

Investigación

Para poder resolver un problema, es importante conocer sus causas. La investigación ayuda a identificar la raíz del hambre y las estrategias necesarias para erradicarla que han funcionado en el pasado. La investigación también es una manera de recopilar información y conocimiento. Y en nuestra época, la información significa poder.

Pan ve la investigación como una manera de involucrar, de forma activa, no solamente a aquellos que toman las decisiones sino también a otros para solucionar  el problema del hambre. Esto no es meramente un esfuerzo académico o teórico. Por ejemplo, los...

Over the years, Bread’s Offering of Letters and other campaigns have won far-reaching changes for hungry and poor people. Photo: Laura Pohl / Bread for the World

Coaliciones y colaboraciones

Construir la voluntad política para que el gobierno de Estados Unidos haga su parte para acabar con el hambre toma el trabajo de muchos individuos y organizaciones. Es por eso que Pan para el Mundo trabaja conjuntamente con otras organizaciones, a través de coaliciones y ayuda a construir la capacidad de abogacía de otras organizaciones. 

Advocacy is hard work, and sometimes the victories do not come right away. But Bread has been doing advocacy for decades and has the expertise, experience, and track record for bringing hope and opportunity. Photo: Joe Molieri / Bread for the World

Cambio en la politica

El Congreso y el presidente están tomando decisiones importantes que podrían afectar a las personas y familias que viven en la pobreza y están en riesgo de padecer de hambre. La agenda legislativa de Pan para el Mundo se enfoca en los asuntos de mayor impacto para solucionar el problema del hambre. Estos son asuntos que se están tratando en el Congreso o la administración y algunos podrían representar una seria amenaza.

Tools
from our Resource Library

For Education

For Faith

For Advocacy

  • Grassroots Advocacy Toolkit

    A set of how-to sheets for carrying out advocacy and fact sheets on the current issues Bread for the World is working on.

    For new and current Bread grassroots hunger activists.

    Ideal as a starter toolkit for new Bread activists or as a set of updates for current activists.

    ...

  • Sentencing Reform and Corrections Act of 2017

    Unnecessarily long prison sentences, combined with the lack of rehabilitative programs for people in prison, exacerbate hunger, poverty, and existing inequalities.

    Overly harsh mandatory minimum prison sentences have contributed to the rapid increase of our country’s prison population. The...

  • Health Care Is a Hunger Issue

    Learn more about the principles that Bread for the World supports regarding health reform.