Urging our nation's leaders to end hunger
print this page

Bread for the World Aplaude el Liderazgo Estadounidense en torno a la Alimentación Global y Seguridad de la Nutrición pero Llama la Declaración de la Cumbre de Camp David Insuficiente

Washington, DC, May 29, 2012

 

Bread for the World está desilusionada que durante la reciente cumbre del G-8 en Camp David, MD, los líderes de los países más ricos del mundo no lograron asegurar un compromiso  solido para mantener los niveles de los fondos dedicados a reducir el hambre y la desnutrición.

“Nos complace que los Estados Unidos y el presidente Barack Obama le dieron seguimiento a su promesa de L’Aquila, pero desilusionados que los demás lideres no estuvieran igualmente de comprometidos con mejorar la calidad de vida y la nutrición de las personas más vulnerables del mundo”, dijo el reverendo David Beckmann, presidente de Bread for the World. “También agradecemos al presidente Obama por presentar la Nueva Alianza por la Seguridad de la Alimentación,  lo que con gran promesa augura un paso hacia el progreso”. 

Obama hizo el anuncio de la creación de la alianza durante un discurso en el Simposio sobre Agricultura Global y Seguridad Alimenticia. Fue el primer discurso sobre el hambre dado por un presidente en gobierno.

En la cumbre del G-8 hace tres año en L’Aquila, Italia, el presidente Obama encabezo los esfuerzos para invertir $22 mil millones para el 2012 para mejorar la agricultura y los alimentos y la seguridad de la nutrición en los países más pobres del mundo. Estados Unidos está en camino de cumplir su promesa, pero los otros países del G-8 se han quedado atrás – solo  58 por ciento de la cantidad total ha sido distribuida. Los que abogan por los que sufren de hambre y los que viven en pobreza alrededor del mundo esperaban que los líderes del G-8 pudieran acordar cumplir con las promesas que ya existían y comprometer nuevamente a sus esfuerzos durante la reunión en Camp David este fin de semana.   

“Los líderes de la G-8 además perdieron la oportunidad de reconocer los esfuerzos de 27 de los países en desarrollo para mejorar la nutrición maternal y de los niños mediante el movimiento Scaling up Nutrition (SUN)”, dijo Beckmann. “Mirando hacia adelante, hacemos un llamado a los líderes mundiales a colocar una meta global para la mejoría de la seguridad alimenticia y de la comida – especialmente durante los 1,000 días entre el embarazo de una mujer y el nacimiento del niño. Esto debería ser un tema principal en la agenda sobre el desarrollo durante la cumbre del G-20 en México, y en la próxima cumbre del G-8 el año que viene en el Reino Unido.

El nuevo análisis del Bread for the World Institute de los esfuerzos del G-8 sobre seguridad de alimentos y la nutrición, “From L’Aquila to Camp David: Sustaining the Momentum on Global Food and Nutrition Security”, puede ser accesado en http://ow.ly/b08wU.

 

 


Pan para el Mundo es una voz cristiana que colectivamente pide a los líderes de nuestra nación que eliminen el hambre en este país y en el extranjero.

Media Contact:

Fito Moreno, Interim Media Relations Manager, 202-688-1138

 

Manténgase Conectado

Bread for the World