Ama a tu prójimo: El sueño americano, pasado y presente

September 8, 2017

De Marco Grimaldo

Pablo Hernández vino a Estados Unidos de niño y trabajó con su familia en los campos calientes del centro y sur de Texas. Luego, trabajó en una fábrica por 35 años. Con la ayuda de Dios, sus esfuerzos y su compromiso, logró el sueño americano. Formó una vida mejor para su familia.

Pedro fue mi abuelo. Llegó hace 100 años, pero los mismos sueños perduran hoy para los que llegaron a Estados Unidos sin papeles. La gran diferencia es que en los tiempos de mi abuelo, las leyes migratorias le permitían lograr ese sueño. El 5 de septiembre, el Gobierno de Trump arrebató ese sueño. Terminó el programa de Acción diferida para los llegados en la infancia (DACA, por sus siglas en inglés) – el cual comenzó hace cinco años – y puso a 800,000 jóvenes en riesgo de deportación.

Más y más, los estadounidenses acuerdan en que debemos componer nuestras leyes migratorias para ayudar a estos soñadores y a otros migrantes. Es el camino moral. Como cristianos, afirmamos que pese a las diferencias entre nosotros, todos estamos hechos a la imagen de Dios. Además, estamos unidos en una relación mutua con Dios por medio de Jesucristo. Todos tenemos un valor inherente ante Dios, y merecemos el respeto.

Las escrituras nos recuerdan que debemos acoger al viajero en nuestra comunidad (Levítico 19:33-34) y cuidar a aquellos sin estatus, como las viudas y los huérfanos (Éxodo 22:21-24). Jesús nos enseñó que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Lucas 10:25-37) y se nos recuerda que hay que acoger al otro como nosotros fuimos acogidos por Cristo, por la gloria de Dios. (Romanos 15:7).

Los soñadores merecen nuestro respeto y necesitan nuestra ayuda. Ellos no eligieron estar en Estados Unidos pero han elegido quedarse y aquí hacer sus vidas. Contribuirán más de 400 mil millones de dólares sobre la próxima década a la economía en sus empleos. La mayoría pagan sus propias colegiaturas. Los soñadores no califican para la mayoría de la asistencia federal. Lo menos que podemos hacer es ayudarles a obtener estatus legal en Estados Unidos.

Por último, desde nuestro punto de vista, la inmigración está relacionada con el hambre. Sabemos que los inmigrantes indocumentados trabajan en empleos que pagan menos y son más vulnerables a la pobreza. Tienen mayor probabilidad de padecer hambre y tener menos acceso a comida nutritiva.

Así que a la pregunta, “¿quién es mi prójimo?”, debemos afirmar que nuestro prójimo podría incluir a los inmigrantes. Podrían parecer diferentes, sonar diferentes y tal vez hasta orar de forma diferente a la nuestra pero aun así son nuestro prójimo. Obedeciendo a Jesucristo, los acogemos en nuestras vidas – tal como Estados Unidos hace un siglo acogió a mi abuelo, Pedro Hernández.

Marco Grimaldo es Asociado nacional para relaciones con latinos de Pan para el Mundo.

La gran diferencia es que en los tiempos de mi abuelo, las leyes migratorias le permitían lograr ese sueño.

Tools
from our Resource Library

For Education

  • The Nourishing Effect

    Hunger and food insecurity add at least $160 billion a year to U.S. healthcare costs.

  • Mind the Gap: Nutrition to Bridge Humanitarian and Development Efforts

    By Jordan Teague

    Because the world has made so much progress against hunger in recent decades, those who face hunger, malnutrition, and extreme poverty are increasingly likely to live in areas currently experiencing or recovering from crises. They are the hardest to reach and the most...

  • International Development Association (IDA) and Nutrition

    Improving maternal and child nutrition is the most cost-effective investment in international human and economic development.

    Improving nutrition not only alleviates human suffering, but also improves the conditions that create poverty in the first place. For every $1 invested in...

For Faith

  • The Bible on Health as a Hunger Issue

    A brief examination of the biblical approach to health as a hunger issue.

    Includes an introduction to the issue, a Scriptural reflection, practical actions you can take, and a prayer.

  • Bread Newsletter January 2016

    In this issue: Another Great Year for Bread; Catholics Begin Observance of Holy Year of Mercy; Serving on ‘God’s Wave Length’ for 39 Years; and more.
     

  • Interfaith Religious Leaders’ Pledge to End Hunger

    A wide array of the nation’s faith leaders have come together on the eve of Pope Francis’ arrival in the United States to commit ourselves to encourage our communities to work for the end of hunger by 2030 and, toward that end, for a shift in U.S. national priorities.

    We are deeply pleased...

For Advocacy

  • Grassroots Advocacy Toolkit

    A set of how-to sheets for carrying out advocacy and fact sheets on the current issues Bread for the World is working on.

    For new and current Bread grassroots hunger activists.

    Ideal as a starter toolkit for new Bread activists or as a set of updates for current activists.

    ...

  • Health Care Is a Hunger Issue

    Learn more about the principles that Bread for the World supports regarding health reform.

  • El Dream Act de 2017 (S. 1615 & H.R. 3440)

    Estados Unidos es una nación de inmigrantes. A través de su historia gente de todas partes del mundo se han trasladado aquí y han contribuido en sus comunidades y a nuestra vida nacional. Hoy, al igual que en el pasado, los inmigrantes continúan creando prosperidad y enriquecimiento para esta...

Field

Changing Climate, Changing Farmers

February 7, 2017

Insight

Running their own lives

September 15, 2017

From the Blog