La mesa abundante de Dios: Pensando bíblicamente en cómo erradicar el hambre

Instantánea de Un lugar en la mesa, cortesía de Magnolia Pictures
Aunque existe suficiente comida en el mundo para alimentar a todos los seres humanos, millones padecen de hambre. Este es el momento para organizar la voluntad política, seguir la enseñanza de Jesús y asegurar un lugar en la mesa para los más pequeños.

A través de las Escrituras, podemos ver las intenciones de Dios en lo que al ser humano respecta. Las mismas son manifestadas en la descripción de Isaías sobre la abundancia: "Y el señor preparará para todos los pueblos un banquete de manjares suculentos ..." (Isaías 25:6). El reino de Dios es visualizado con suficiente comida y bebida y un lugar en la mesa para todos.

La Biblia está repleta de historias que demuestran la abundancia y provisión de Dios. Cuando los israelitas vagaban por el desierto, Dios les proveyó maná para que comieran: "y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer"(Éxodo 16:18).

Este llamado a la totalidad de la persona es personificado por Jesús, quien vino al mundo como restaurador tanto de las necesidades espirituales como físicas y trató el sufrimiento en diferentes formas. Su compasión lo llevó a sanar a un niño epiléptico, a echar fuera demonios y a restaurarle la vista a los ciegos.

Y Jesús alimentó a los hambrientos una y otra vez.

Historias acerca de cómo Jesús alimentó a las multitudes aparecen en cada uno de los cuatro evangelios. Mateo describe la compasión de Jesús para con sus hambrientos seguidores y la plenitud encontrada en sus manos:

"Y tomando los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y dio a sus discípulos, y los discípulos a la multitud. Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, siete canastas llenas" (Mateo 15:36-37).

Temprano en Su ministerio, cuando Jesús le dijo a Sus discípulos que echaran las redes en un lugar en el que se habían dado por vencidos para pescar: "Capturaron gran cantidad de peces, que su red se rompía" (Lucas 5:6). Más tarde, luego de Su resurrección, Jesús se le reveló a sus discípulos de la misma manera, llenando sus redes de forma rebosante y comiendo junto a ellos (Juan 21:1-7).

En otra manifestación después de su resurrección, Jesús compartió la mesa con dos de Sus discípulos luego de haber recorrido el camino hacia Emaús. Fue mientras comían y tomaban con Jesús luego de su travesía, que sus seguidores lo reconocieron. Lucas relata que los discípulos entonces proclamaron su visita diciendo que "le habían reconocido al partir el pan" (Lucas 24:35).

Los Hechos de los apóstoles describen la manera en la cual la iglesia primitiva creaba comunión y cuidaba de aquéllos con la mayor necesidad:

"Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno…y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvados"(Hechos 2:43-47).

Aun en nuestro rápido y cambiante mundo, la intención de Dios en cuanto a la totalidad del ser humano, continúa siendo la misma. Existe abundancia y provisión en nuestros medios. Y sin embargo, aunque hay suficientes alimentos en el mundo para que todos puedan comer, muchos seres humanos creados por Dios carecen de acceso a los alimentos que necesitan.

Por lo tanto, como seguidores de Jesús podemos responder a Su preocupación por "los más pequeños" y asegurarnos de que todos tengan un lugar en las mesas alrededor del mundo. En adición a alimentar a nuestros vecinos que padecen de hambre, los cristianos debemos urgir a nuestros líderes electos para asegurarnos de que las personas ya no tengan: "hambre ni sed" (Apocalipsis 7:16).

Contáctanos

Dulce Gamboa
Asssociada para Relaciones Latinos
202-688-1092

Bread for the World
Twitter Flickr Facebook Youtube RSS