'Nuestra generación vive en un momento crucial y decisivo'

August 7, 2018
Mothers in a Zambian village learn how to prepare and feed their children a nutritious porridge. Photo: Joe Molieri / Bread for the World

Prefacio del Rev. Gabriel Salguero sobre el libro Los primeros 1,000 días de Roger Thurow.

"En Malawi, mis ojos se abrieron y mi vida cambió. En una pequeña clínica, los ojos de un padre y su hija me cautivaron. Parecía que el papá estuvo en la clínica toda la noche con su preciosa niña. Le pregunté al padre, mediante un traductor: “¿Cómo se llama?”. Papá me respondió: “Me llamo Héctor, y esta es mi hija, Julia”. El nombre de mi padre es Héctor y me identifiqué con esa preciosa familia instantáneamente. Julia estaba recibiendo alimentación con micronutrientes, pues sufría de una desnutrición devastadora que había retrasado su crecimiento. Héctor y Julia son las voces proféticas que me despertaron al movimiento 1,000 Días y el avance que producen una alimentación adecuada para millones de familias. Inmediatamente me conmoví. ¿Quién no se conmueve?

Los ojos de Julia me unieron al movimiento internacional a favor de la nutrición adecuada en los primeros 1000 días en la vida de un niño o una niña. En los siguientes días, durante mi visita a Malawi, Zambia y Sudáfrica, madres, médicos, economistas y pastores me educaron de la importancia de los primeros mil días para el desarrollo de la niñez. Estos primeros mil días entre el embarazo de una madre y el segundo cumpleaños de su hijo o hija son cruciales para el progreso del cerebro y el cuerpo del niño. La falta de nutrición adecuada crea una crisis para el desarrollo infantil que requiere con urgencia la atención mundial. Este es un desafiante llamado a invertir en todas las Julias y sus familias alrededor del mundo. Llámese Esther, Jessica, Shyamkali, o María Estella, el llamado de madres desde Uganda a Chicago, que se atreven a soñar por un futuro brillante para sus hijos, nos retan e inspiran. El silencio e ignorancia no son opciones.

El inmenso costo de ignorar la desnutrición y sus nefarias consecuencias, no solo en la vida de madres y niños sino también para el desarrollo de las economías y el futuro de países, es algo que requiere nuestra atención inmediata.

Nuestra generación vive en un momento crucial y decisivo. La crisis alimentaria que impacta a millones de niños tiene solución. El gran imperativo de Jesús, frente a una multitud hambrienta, es una exigencia moral: “Denles ustedes de comer”. Aunque parezca increíble tenemos en nuestras manos la capacidad de alimentar a las nuevas generaciones. Una inversión alimenticia para estas generaciones significa un futuro prometedor para naciones, urbes, aldeas y regiones rurales. Las vidas y los futuros que preservamos a la vez significa ayudar a las economías y los sistemas educativos de regiones enteras. Para quienes piensan que estas inversiones no marcan grandes diferencias y crean destinos mejores, Roger Thurow nos presenta un futuro prometedor. Las inversiones en alimentación en los primeros 1,000 días multiplican el potencial educativo, la salud regional, y abren las ventanas a una descendencia que marcará la historia.

Yo soy un pastor evangélico y el evangelio me llama a luchar por un futuro mejor con esperanza. La esperanza vive, y decir que pudimos poner un fin al azote de la desnutrición y el estancamiento del crecimiento infantil será una victoria para nuestra generación. Poder responder a este momento crucial para las madres, los niños y el mundo con una férrea determinación es el llamado de Los primeros 1000 días. ¡YO GRITO: “SÍ”! Qué gozo sería decirles a mis dos hijos que su generación fue parte de la solución, y no solo gritarlo a los vientos. Mi oración es que al leer estas páginas, usted sea inspirado y sus ojos también sean abiertos. Usted es parte del movimiento 1,000 Días, y Julia, Esther, Jessica, Shyamalki, María Estella y el mundo nunca serán iguales."

Rev. Dr. Gabriel Salguero es el presidente de la Coalición Nacional de Latinos Evangélicos.

Yo soy un pastor evangélico y el evangelio me llama a luchar por un futuro mejor con esperanza.

Tools
from our Resource Library

For Education

For Faith

For Advocacy