Nutrición materno-infantil

La erradicación del hambre alrededor del mundo no solamente trata con la provisión de suficiente alimento para la gente—o sea las calorías. La misma también busca la provisión de los nutrientes correctos. A nivel mundial, el crecimiento de 165 millones de niños se ve atrofiado debido a la mala nutrición al inicio de sus vidas y, por ello, no tendrán la oportunidad de alcanzar todo su potencial.

Para evitar el que casi 3 millones de niños mueran anualmente como resultado de la desnutrición, hay que tratar con el período de los 1,000 días desde el momento del embarazo y hasta el segundo cumpleaños del niño. Esto es algo crucial. Con la nutrición correcta durante este período de tiempo, podemos asegurar un cuerpo saludable, el desarrollo del cerebro, sistema inmunológico saludable, una mayor cantidad de años de educación y un potencial de ingresos más alto de por vida para millones de niños.

De hecho, estudios demuestran que los niños que reciben la nutrición apropiada antes de los dos años:

  • tienen 10 veces mejor probabilidad de sobreponerse a enfermedades que ponen a riesgo sus vidas durante la niñez
  • completan 4.6 más grados en la escuela.
  • Perciben un salario 21% más alto como adultos.

Además, es más probable que gocen de familias más saludables, rompiendo así el ciclo generacional de la desnutrición. Análisis recientes también han demostrado que por cada $1 invertido en la mejora de la nutrición en un país, $16 regresan a su economía.

El gobierno de los estados Unidos juega un papel crucial en la lucha para la erradicación de la desnutrición materno-infantil y el compromiso continuo de nuestra nación es clave para la erradicación de este azote mundial. Erradicar la desnutrición conlleva mucho más que la mejora al acceso y disponibilidad de alimentos nutritivos. Esto también supone otras áreas de desarrollo, entre ellas la agricultura, educación, salud, protección social, agua, aseo, higiene y el empoderamiento de la mujer.

Reconociendo la importancia de integrar todos estos sectores, la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID, según sus siglas en inglés) dio a conocer una Estrategia Nutricional Multi-Sectorial en el 2014, como un mapa para la reducción del atrofiamiento infantil y la erradicación de muertes materno-infantiles prevenibles.

La iniciativa de seguridad alimentaria mundial del gobierno de los Estados Unidos conocida como Alimentando el Futuro, sirve como un vehículo importante para la implementación de la Estrategia de Nutrición de USAID. A través de Alimentando el Futuro y de otras iniciativas, podemos reducir la cantidad de niños con atrofiamiento infantil en 2 millones—una reducción de 20% en cinco años. Todos estos esfuerzos, juntamente con el financiamiento robusto de los programas de nutrición, nos ayudarán a cumplir nuestro compromiso para la reducción del atrofiamiento infantil en un 40% durante las próximas dos décadas.

Tools
from our Resource Library

For Education

For Faith

For Advocacy